viernes, 29 de abril de 2011

¿Qué es un ectoplasma?



Ectoplasma (del griego 'ektos', que significa 'fuera', y 'plasma', que significa 'algo formado o moldeado') es un término acuñado por Charles Richet para referirse a una sustancia o energía espiritual exteriorizada por algunos médiums físicos. Se dice que el ectoplasma está asociado con la formación de espíritus y se afirma que puede ser un factor determinante en la psicoquinesia (la hipotética capacidad de la mente para influir en la materia y la energía desafiando el tiempo y el espacio).

Como digo, los ectoplasmas son producidos por médiums físicos durante el estado de trance. Este fluido etérico semimaterial (tal y como definió Richet) es excretado como una sutil materia viva que se halla presente en el cuerpo físico, capaz de asumir estados líquidos o sólidos. Fluye en la oscuridad a través de los poros y los distintos orificios del cuerpo, siendo generalmente luminoso y otorgando un olor característico además de ser frío al tacto. Se dice también que cuando se produce este tipo de fenómeno baja la temperatura del lugar.

Se cree que su estructura se ve afectada al contacto con la luz, ya que esta provoca que se descomponga y se vaporice, aunque recientemente se han hecho experimentos exponiendo al ectoplasma sobre una luz roja y no ha presentado ningún tipo de afección.

Hay quien afirma que existen ciertos casos en los que los ectoplasmas puede llegar a conformar cuerpos enteros y en estas ocasiones se mueven provistos de vida propia, hablando o caminando con una total independencia. También se asegura que suelen poseer funciones fisiológicas como pulso, tensión arterial, temperatura y respiración, todo ello medible y asimilable a los valores normales del hombre.



A pesar de todos estos datos y afirmaciones expuestos anteriormente, en el mundo de la parapsicología, aún en la actualidad, no se ha pasado del ámbito de la hipótesis con respecto a lo que es el ectoplasma y ninguna de las que se sostiene ha servido para que se puedan explicar las materializaciones de esta sustancia. Lo único que sí se puede mencionar como característica recurrente en las manifestaciones ectoplásmicas son que, en primer lugar, el ectoplasma siempre fluye del cuerpo del médium, generalmente permaneciendo unido a él casi como si fuera un cordón umbilical, experimentando éste una disminución de masa durante la producción y recuperándola una vez que ha absorbido nuevamente el ectoplasma.

Al comienzo de su manifestación no es una materia visible, pero poco a poco comienzan a surgir nubes vaporosas que muchas veces se ven acompañadas por fenómenos lumínicos y de telequinesia (desplazamiento de objetos sin que intervenga ningún medio físico). Esta masa vaporosa que compone al ectoplasma parece tener un color blanquecino, posee en muchos casos auto-iluminación y lentamente se va organizando pudiendo observarse en ella las formaciones de diferentes figuras.

También se dice que dependiendo del nivel de poder que tenga el médium, la formación y organización de la sustancia será rápida o muy lenta, pudiendo durar el fenómeno varias horas para después, generalmente, ser reabsorbido el espectro por el médium.

Aunque se afirma que una sustracción con fines de análisis infligiría al médium un intolerable sufrimiento, a lo largo de la historia se han analizado diferentes muestras en laboratorios y a manos de múltiples científicos, que no han podido determinar con certeza la composición exacta de esta sustancia, pero se ha demostrado que su estructura es, en ocasiones, muy similar a la albúmina (la principal proteína de la sangre y la más abundante en el ser humano), hallándose tejido proteínico, grasas, leucocitos, fosfatos, tejido cartilaginoso y células en formación de origen tanto humano como vegetal.




(escrito por M.A.Delgado)